Niquel

El níquel se utiliza principalmente en la producción de acero inoxidable y de aleaciones. En el agua de consumo humano puede proceder de aleaciones que están en contacto con el agua o de grifos recubiertos de níquel o cromo.

En la legislación vigente (RD 140/2003) el níquel pertenece al grupo de los parámetros químicos y tiene un valor paramétrico de 20 μg/l, por lo que un resultado igual o superior indicaría que el agua NO es apta para el consumo humano.

La inhalación de compuestos de níquel es cancerígena para el ser humano; el níquel metálico es posiblemente cancerígeno, sin embargo, no hay pruebas sobre el riesgo de carcinogenia derivado de la exposición al níquel por vía oral. La dermatitis alérgica de contacto es el efecto más frecuente de la exposición al níquel en la población general.